Tejiendo historias de reconciliación

Pastoral Juvenil
7 de julio de 2021

El pasado miércoles, 30 de junio se realizó el evento Tejiendo Historias de Reconciliación el cual, nace de la necesidad de contarle a la sociedad parte de las lecciones aprendidas durante la implementación del proyecto en Colombia: Jóvenes Líderes de Paz y Reconciliación, liderado y apoyado por Unitar, el gobierno de Alemania y Ciudad Don Bosco.

Desde su componente Perspectivas de Paz, el cual busca darle voz a las comunidades afectadas por el conflicto y apoyarlas en su camino de sanación a través de la construcción de memoria histórica, se observó como la narrativa tienen un gran poder de reconciliación en las comunidades. 

Es por esto que nace el deseo de abrir un espacio de discusión en el que diferentes personalidades preocupadas por la construcción de paz en el país y Latinoamérica, hablaran un poco desde su experiencia alrededor del tema.

Esta conversación estuvo entonces conformada por: Rigoberta Menchú, Nobel de Paz en 1992; Juanes, cantautor colombiano; Pastora Mira, líder social y comunitaria en reconciliación; Luz Marina Monzón, directora de la Unidad de Búsqueda de personas dadas por desaparecidas en el contexto y en razón del conflicto armado; Leonardo Párraga, artista y líder social; y Marta Gómez, cantautora colombiana. 

Algunas de las conclusiones importantes y valiosas que dejó esta conversación fueron: 

  • Los jóvenes tienen mucho para decir y lo hacen, muchas veces, desde el arte.
  • Involucrar a las personas en procesos de construcción de paz motivan el pensamiento colectivo y el trabajo comunitario.
  • La complementariedad se convierte en el arma más valiosa a la hora de construir paz a partir del arte y las narrativas. 
  • El arte y la cultura requieren presupuesto y apoyo gubernamental, poner este tema en las agendas políticas en pro de la juventud.
  • El arte entendido como lenguaje del amor y ese amor como cuna de la reconciliación 
  • Nos tejemos en el otro, el diálogo como herramienta de transformación
  • El arte sana y permite hacer memoria. 

Este espacio permitió, entonces, construir desde la experiencia y la vida misma de estas personas que en su cotidianidad lideran procesos de construcción de paz desde el arte y la cultura.